Qué es la ansiedad?

           El estrés es la respuesta que da nuestro cuerpo frente a una amenaza real (nos va a atropellar un coche y ¡damos un salto tremendo!). La ansiedad sería la respuesta a algo que nos amenaza (o eso creemos), pero que no está sucediendo y que puede suceder o no.

           La ansiedad es prácticamente “artificial” en el sentido que la producimos nosotros mismos. Nos crea ansiedad pensar en el resultado de un examen al que todavía no nos hemos presentado; un viaje del que no tenemos ni los billetes; “quedar bien” ante nuestros invitados a cenar a casa; qué dirá nuestro jefe sobre el resultado de un trabajo… Todas esas situaciones que todavía no se han dado y que puede ser que ni se produzcan, disparan nuestras alarmas: ¡¡¡estrés!!! Y salen los bomberos ¡en estampida! Como no encuentran el fuego que han de apagar, se pasan horas “de servicio”, dando vueltas por el organismo, manteniendo esa situación de alarma, de estrés, que sobrecarga nuestro sistema. Si esto lo mantenemos mucho rato, o lo vamos alimentando con nuevas preocupaciones a lo largo del tiempo (horas, días, semanas…), el cuerpo se va resintiendo. Al no ser adecuado el flujo de sangre u oxígeno que llega a los órganos, empieza a fallar el sistema: dolores de cabeza, digestiones pesadas, insomnio…