Sanación mediante terapias energéticas

Empezaremos destacando que la enfermedad es una de las principales causas de estrés y por tanto de desarmonización de los centros energéticos de nuestro cuerpo (Chacras). Podemos decir pues, que un porcentaje de cualquier dolencia lo produce esta en sí, y otra el estrés que genera la preocupación por la propia afección. Dependiendo de las características de cada persona, de la incertidumbre, de la situación, entorno, etc, este porcentaje variará, pudiendo llegar a ser muy importante.

Chacras tenemos muchísimos, pero destacan siete principales distribuidos de forma lineal por nuestro cuerpo. En estos puntos coinciden órganos vitales, tanto de nuestra parte física como no física (emocional). De ellos ya hablaremos en otro momento con detenimiento. Su armonización, que conseguimos mediante la aplicación de Reiki u otras terapias energéticas, facilita la eliminación del estrés de cualquier tipo y producido por cualquier causa.

Al dedicar la mayor parte de nuestro sistema defensivo y reparador, por un simple orden de prioridades, a combatir la ansiedad, ralentizamos e incluso dificultamos la curación de la enfermedad. Por tanto si suprimimos el estrés estaremos eliminando una buena parte del sufrimiento, permitiendo a todos los recursos naturales internos dedicarse a la curación del trastorno.

Hablar de sanación exclusivamente por estos medios es siempre comprometido. Lo que sí parece probado científicamente, es que al dedicar plena atención orgánica a la curación de la dolencia y no al estrés o a las dos cosas simultáneamente, se precisa de mucha menor intervención externa en forma de agresivos tratamientos químicos. Jamás debemos hablar de sustituir una terapia por otra, hay que ser muy prudentes y en cualquier caso hablar de integración de terapias. Está documentado que un paciente que precise X sesiones de quimioterapia, si al mismo tiempo recibe o practica Reiki, al desaparecer la ansiedad (exceso de estrés mantenido en el tiempo), puede ver reducidas las sesiones de quimio de forma significativa. Imaginemos a ese paciente al que le hemos ahorrado ese mal trago de un tratamiento tan agresivo varias de las veces, su cuerpo más limpio más tiempo, debiendo gestionar menos agresiones químicas, además la alegría que sentirá, contribuirá a la recuperación del estado de ánimo, tan importante en estos casos.

También quiero hablar de la prevención, para mí el punto más importante. A veces en mis charlas alguien me pregunta directamente si el Reiki puede curarlo todo. Me apresuro a decir que SI, sin duda. El matiz es el siguiente… es especialmente sanador para las afecciones ¡que todavía no hemos desarrollado! No es del todo una broma, cuanto antes empecemos a eliminar el estrés y la ansiedad de nuestro día a día, más calidad de vida tendremos y por tanto nuestros recursos internos se podrán dedicar al “mantenimiento”, en definitiva a regalarnos salud presente y futura.

Me emociona cuando me encuentro con personas que me hablan de cómo el Reiki les cambió la vida. Porque además de una poderosa técnica, también es una filosofía de vida. Regálate armonía y todo cambia, incluso tu entorno. Y armonía es paz, alegría, felicidad… salud.

Sergi Jorquera

3 comentarios en “Sanación mediante terapias energéticas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *